SLOW

Los procesos de producción de SAVIA se inspiran en la filosofía SLOW, prefiriendo los materiales nobles y tintes naturales, mano de obra y materia prima local (circuito corto), procesos artesanales y producción a baja escala.

Las prendas nacen de las bondades de la lana de oveja y fibra de camélidos (llama, alpaca). Materiales que han sido seleccionados por su calidad, finura, suavidad y calidad térmica. Utilizando la variedad cromática de dichas fibras o dándole color a través de tintes naturales. También se utilizan algodón, lino y viscosa, los que han sido teñidos con colorantes no tóxicos y biodegradables. Procurando así, que los procesos de teñidos sean ecoamigables.

SAVIA rescata las técnicas textiles ancestrales, tales como el shibori y amarra precolombina, los tejidos de barracán, realizados por los tejedores del noroeste argentino, el tejido a palillo y el fieltro. Revalorizando el trabajo hecho a mano y las tradiciones textiles de la región.

En la cadena de producción se entabla una relación directa y cercana con los proveedores de las materias primas, privilegiando aquellos pequeños productores locales. Como también con las artesanas tejedoras y costureras responsables de realizar cada producto, haciéndolas parte de los logros de la marca. Nuestra mano de obra son mujeres que trabajan desde su hogar, permitiéndoles estar cerca de su familia a la vez que generan sus propios ingresos.

Para nuestra marca ha sido importante rescatar el oficio de nuestras tejedoras, siendo conscientes de que su labor es fundamental para que este proyecto se lleve a cabo.

Los procesos de elaboración de cada prenda son pensados de modo que tengan un bajo impacto ambiental, acorde con los ritmos de la naturaleza. Savia cuenta con una producción a baja escala, prefiriendo la calidad a la cantidad, desarrollando colecciones atemporales, permanentes, con prendas duraderas y heredables.